viernes, 3 de febrero de 2012

Bruno Chiarenza: “Lanzarote es como un gran amor…, te atrapa”

Pinta, canta y compone, diseña esculturas, escribe poesías… Extravagante con causa, entrañable, y un enamorado de esta isla en la que, asegura, el arte emana del suelo, el mar y el viento

Llegó a Lanzarote desde Turín en 2006, dejando un castillo y una vida atrás para renacer aquí. Apenas unos meses después, ya con varias obras inspiradas en la isla, Viva fue su primer contacto mediático. Nos contaba que lo suyo con esta tierra “fue un amor a primera vista”. Que “en sus retorcidas coladas de lava veía el nacimiento de la naturaleza, el comienzo de la vida…”
Desde entonces, con una buena amistad mediante, hemos seguido su trayectoria y comprobado su evolución. Desde hace tres años y en exclusiva, las ilustraciones de los signos del Horóscopo de Viva son suyas. Este año las ha renovado inspirándose en motivos de la isla y promete que así será en los sucesivos.
“Me siento como la marea. Muy vinculado a las energías, a la luna, al mar, al viento. Lanzarote es un paraíso. He descubierto un lugar ideal para la creación. Seguro que lo sería igual para los grandes artistas del mundo y de la Historia… Lanzarote es como un gran imán. Como un amor fatal, que te absorbe y te atrapa”. Aunque su fuerte es la pintura, con un peculiar y dinámico impresionismo figurativo, también diseña y crea esculturas, domina técnicas como el grabado, el colage, compone y canta, escribe poesías… Se define como “un artista poliédrico” pero, sobre todo, como “un espíritu creativo libre”.  
En estos años ha experimentado una fuerte evolución, tanto en su temática como en su técnica, y ha multiplicado su producción de obras. “Comencé con una línea de protesta, denunciando las agresiones a la naturaleza con cactus heridos, con tornillos clavados, e incorporé la jaula, de etapas anteriores, como elemento opresor. Más adelante, estos cactus fueron tomando forma femenina y un toque picante. Paralelamente, desarrollé la serie Cactus Eróticos, en distintos formatos, y acto seguido, los signos zodiacales lanzaroteños”.
Años después y con varias exposiciones y concursos de por medio, se inicia una nueva etapa. Mientras, Bruno ha interactuado mucho socialmente, ha hecho amistades, se ha dado a conocer, ha cantado su ‘swing’ en restaurantes, compuesto canciones sobre la isla, como La promesa y El perfume, y hasta grabado siete discos (con la Sancocho Band), intercalando algún viaje a Italia para dar algunos conciertos.     
Su segunda etapa, más sofisticada y madura, se enmarca en la temática Emociones de sueños. “Yo pinto de noche. La inspiración me viene en la fase REM del sueño. Por eso ahora mi pintura es más onírica e irreal. Muestro realidades atemporales, algunas simétricas, y personajes conceptuales. Muchas historias conviven en un mismo cuadro y Lanzarote es siempre el espacio que las contiene. Mar, volcanes, palmeras, camellos, pueblitos, lava, el día y la noche en una relación viva, múltiple y dinámica… También hay siempre, muy sutil e implícita, mucha sensualidad y sexualidad”.
Bruno Chiarenza, también Bruno Nazzareno, o Fred Buscaglione Jr. (nombre artístico en la música), ha evolucionado al tiempo que su arte. “Estoy en una etapa personal de madurez. Me siento muy pleno y feliz. Muy integrado en el entorno y considero que mi casa es Punta Mujeres (donde vive y tiene su atelier), mi paraíso… El Norte de Lanzarote es bello, mágico…, auténtico”.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario