lunes, 15 de agosto de 2011

¿Verdad Dr. que no nos va a doler…?


Harto y aburrido hasta el escarnio de la volatilidad de las bolsas en agosto; de las puñeteras agencias de calificación y de sus clientes y ‘jefes’, los mercados; de su voracidad insaciable y de su nerviosismo oportunista; de tantos apretones de cinturón y tantos ajustes y más ajustes… Cada día nos desayunamos nuevos y oscuros vaticinios sobre el futuro inmediato. Trato de pensar en cosas agradables pero los enanitos de mis entendederas siguen dándole a las manivelas hasta que, de pronto, lo veo clarísimo. Todo se me presenta como el chiste aquel de una chica que fue al dentista. Entra algo asustada en la consulta, y al sentarse en la silla fatídica, ni corta ni perezosa agarra al Dr. Odontólogo por los atributos viriles. Apretándolos ligeramente y con carita de cordero degollado le dice… “¿Verdad Dr. que no nos va a doler?” Pues eso. En el papel del Dr., los voraces mercados; en el de la paciente, los exprimidos ciudadanos… Y ahora viene lo mejor de esta metáfora gráfica: los ‘presionados’ testículos del Dr. son los paraísos fiscales. Allí es donde los mercados guardan toda la pasta que nos están robando por extorsión legalizada. La Unión Europea y ahora también Estados Unidos, China, Japón e India deberían entrarle en serio al asunto y darles una vuelta y media. Verían cómo, de repente, se les calma ese tic nervioso que tienen tan molesto. No hay como un buen apretón en los bajos para que se ‘relajen’… Verás cómo cuando vean peligrar el lugar donde guardan todo ese dinero se les bajan los humos. Entiendo que intervenir con la ley en la mano los paraísos fiscales es cortarles la hierba bajo los pies a estos impresentables. Es dinero evadido de impuestos, algo ilegal en todos los países del mundo. Y sin embargo, ahí están. Los gobiernos lo permiten y ellos nos miran muertos de risa tomando el sol en la cubierta de su lujoso yate en Islas Caimán mientras aquí estamos nosotros, que se nos caen las lágrimas porque no nos dejan levantar cabeza estos hijos de p… Los gobiernos conservadores que sólo piensan en contener el déficit aplastando el consumo y, con él, el crecimiento y el estado del bienestar. Vivimos un retroceso de décadas en la defensa de los derechos laborales. La gente se va a la ruina pero los bancos duermen tranquilos porque el dinero que tienen guardado vale más… Pues otro apretón y otra vuelta y media. Hasta que se les ponga la cara igual de morada que a nosotros. Y habrá quien dirá que es una locura y que no se pueden intervenir los paraísos fiscales porque eso sería la hecatombe. Bueno sería la de ellos. La nuestra la estamos viviendo desde 2009 y no acabamos de salir de ella precisamente por culpa de que estos impresentables siguen jugando al póker con el futuro de la humanidad. Con el dinero que avalamos los ciudadanos para que se sostuviera el tejido financiero. Estos son los más importantes: Gibraltar, Mónaco, Liechtenstein, Guernsey, Jersey, la Isla de Man, San Marino, Islas Caimán, Islas Vírgenes Británicas (BVI), Turks y Caicos, Antigua y Barbuda, Belice, Bahamas y Samoa ¿Cuál te pides? Pase lo que pase, la receta es vuelta y media y apretón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario