viernes, 22 de julio de 2011

Deportes de verano

Las vacaciones son una metáfora de la vida misma. Tiempo libre, apenas un 10%; frente a trabajo, que viene a suponer un 90% de tu vida en edad productiva. Y, además, el tiempo que estás en el paro no contabiliza como vacaciones porque no estás para fiestas. Andas jod… esteee, mal, vaya. Y sin guita, claro. Entonces no mola porque nos han dicho que sin gastar dinero no podemos ser felices. Nos han metido en la cabeza a presión este tipo de verdades absolutas y nos las hemos creído. Algunos, al pie de la letra. ¿Qué son las vacaciones? Empecemos por modelar una definición a nuestra conveniencia… Este también es un buen deporte, y puedes practicarlo todo el año… Vacaciones es el tiempo que te dejan tus obligaciones para dedicarte a las obligaciones que tú misma/o te buscas, para no tener que pensar o bien porque no sabes ‘no pensar’.  Para no caer en semejante incongruencia, este año me he planteado no apretar mi agenda. Me voy a mentalizar de que ni es malo, ni ocurre absolutamente nada porque algún día, en algún momento, me aburra… Para una persona multiocupada, aburrirse es un verdadero lujo. Yo lo he convertido en deporte. Se llama ‘Nading’. Sí, así en ‘guiri’ para que sea exportable y eso… Sí claro, de ‘hacer nada’, no de natación. Además, lo he dotado de jugosas variantes. Por ejemplo, aburrirse mientras estás botado en una tumbona o hamaca es ‘Tumbing’. Si lo practicas en una toalla sobre la arena o sobre el césped, pues sin saberlo estás practicando el ‘Sujeting’. En caso contrario, se la llevaría el viento… Puedes ponerle unas piedritas, pero ya hay que ser flojo, chacho… Yo me empleo en cuerpo y alma en practicarlo. Entre sus ventajas, es compatible con el bronceado, es relajante, y raramente provoca lesiones… Comparado con el fútbol, sería… ‘el Plus en el salón’. Que, por cierto, tampoco he sabido de nadie con un esguince de tobillo o una triada por practicarlo. Ni siquiera intensamente (modalidad con cerveza y papas fritas). Siguiendo con los deportes estivales de nuevo cuño, el ‘Poolfishing’ es el no va más. Para este me inspiré en una peli de Al Capone que vi hace lo menos… 25 años. El tipo estaba pescando en la piscina. Con su buena caña de fibra, su sillita, y muuuucha calma. Huelga decir que no se pone cebo. Total, para qué… Si tampoco hay ‘pescaítos’. Es un ejercicio de chulería con clase, eso sí, para perder tiempo sin el menor sentimiento de culpabilidad. Que, total, para qué tanta culpa… Tu tiempo libre es tuyo y puedes hacer con él lo que te dé la gana, ¿no? Pues eso… Total, tú fíjate en esos guiris que pasan horas en sus tumbonas leyendo unos libracos tela de gordos… Tú piensas, están aquí unos cuantos días. Luego se van a su país a pasar otros once meses y pico con un tiempo horrible, trabajando como japoneses... ¡No disfrutan! Con la cantidad de cosas que podrían estar haciendo… Sí que disfrutan. Ésa es su manera de disfrutar. Siendo dueños de su tiempo libre. Y mientras leen, practican ‘Tumbing’ y ‘Sujeting’. Ya ves, todo eso a la vez…

No hay comentarios:

Publicar un comentario