miércoles, 8 de junio de 2011

Tierra Vs dinero

Antes de entrar en materia, te invito a una reflexión sencilla… ¿El dinero se come? Yo, desde luego, no tengo intención de probarlo. Me parece algo sucio. Aunque se haya ganado legal y honestamente, es al dinero en sí mismo al que considero un mal que nos está envenenando. Para mucha, demasiada gente, es algo más que un medio para acceder a cosas con las que cubrimos necesidades o que nos hacen felices. Decía Rousseau, uno de los padres de la Ilustración, que “el hombre es bueno por naturaleza” y es el entorno el que lo ‘estropea’. Hobbes, en cambio, sostenía que “el hombre es un lobo para el hombre”. Quizás fue injusto…, con el lobo. A fin de cuentas, es un animal noble. Posiblemente esa voracidad fue la que generó la existencia del dinero. Esas ansias por poseer, por acumular más para tener más poder y para someter a los demás. Cuando la sociedad se manejaba con el trueque, primaba la subsistencia. Con el dinero, priman la estupidez y lo innecesario sobre la subsistencia…, de los demás. La superficial vanidad sobre lo primordial. Cuando se cambiaban papas por pescado, de nada servía tener toneladas de unas u otros porque se estropeaban. El dinero sí que se guarda. Y cada vez menos gente tiene más dinero, y todos los demás cada vez tenemos menos acceso a lo necesario. Aún así, me asombra la estupidez humana. ¿Por qué se admira a los ‘piratas’ que engrosan la lista Forbes de los más ricos del mundo? No hacen más que acumular dinero. Y para que ellos tengan más dinero, los demás pasamos más apreturas. Tenemos que trabajar más para conseguir la mitad, y cada vez más personas están por debajo del umbral de la pobreza. Es tremendo… Cosas tan elementales como el derecho al trabajo o una vivienda digna son hoy un lujo. Hace unos años, protestaban los mileuristas. Hoy hay mucha gente a la que le gustaría al menos llegar a ser mileurista. El mundo está asfixiado y sin embargo, seguimos en esa tendencia delirante de ser esclavos al servicio de unos cuantos privilegiados. ¿Has oído hablar alguna vez del Club Bilderberg? The Times los definió en 1977 como “... una camarilla formada por algunos de los hombres más ricos, poderosos e influyentes de Occidente que se reúnen secretamente para planear eventos que después, simplemente, suceden”. En él están  representantes del Banco Mundial, la organización Mundial del Comercio (OMC), o el Fondo Monetario Internacional (FMI). Y apostaría las piernas a que también están las agencias de calificación… Son un gobierno mundial en la sombra que se reúne para debatir y alcanzar un consenso sobre la estrategia global. Están destinados a dominar el mundo y a esclavizar al resto de la humanidad empuñando su arma: el dinero. ¿Qué podemos hacer? Cualquier cosa menos quedarnos calladitos esperando. El secreto es ‘no necesitar’. Especialmente, no necesitar estupideces. Apostar por un consumo sostenible y tener mucho cuidado de a quién estamos dando nuestro dinero. El antídoto contra este club de corsarios con corbata bien podría ser la Red Mundial de Terra Madre… Hay que romper esta tendencia porque la esclavitud es indigna y porque, como decía… el dinero no se come. Bueno, cualquier día vienen a buscarme los ‘men in black’ y me llevan a sus mazmorras…

No hay comentarios:

Publicar un comentario